El desdoblamiento del tiempo

Hoy toca hablar de Jean Pierre Garnier Malet, nacido en 1940 en Châtellerault, se trata esta vez de un físico (mecánica de los fluidos) autor de la teoría del desdoblamiento del espacio y del tiempo, teoría que nos puede cambiar la vida. ¿en qué se basa esta teoría? el desdoblamiento del tiempo es una ley física la cual el ser humano utiliza a cada instante para la propia supervivencia.

Empecemos hablando de la percepción subliminar

En 1923, Langevin físico francés explicaba que, saliendo de la tierra a una velocidad cercana a la velocidad de la luz, un cosmonauta recibiría una gran sorpresa a su regreso veinticinco años después: el mundo habría envejecido dos mil años.

Cuando nos encontramos en una sala de cine viendo una película, tan sólo somos capaces de procesar veinticuatro imágenes por segundo. ¿Y entonces si hubiera alguna más qué pasaría? que dichas imágenes no tendrían una realidad aparente para nosotros, pero si para nuestro inconsciente. Dos ejemplos claros de lo que estamos hablando lo encontramos en los encargados de los dibujos que dieron paso a las películas de Walt Disney; ellos pusieron imágenes “ocultas” pensando que jamás sería desveladas, craso error, la tecnología hoy en día nos ha permitido congelar la imagen y ver lo que allí se ocultaba. Un ejemplo de esto es «Blanca Nieves», ¡se descubrieron dibujos de rasgos eróticos! También se habla de algo parecido con una de las bebidas carbonatadas más famosas a nivel mundial, que provocaba el deseo irresistible de consumirla en el descanso de las películas de cine. Otro ejemplo claro es el de las farolas que alumbras nuestras calles, por si no lo sabíais las farolas se apagan cada medio segundo, sin embargo, tenemos la sensación de tener luz de manera continua.

La pregunta que tenemos que hacernos es, si unas imágenes subliminales son capaces de modificar el pensamiento o controlar el pensamiento sin que podamos de alguna forma reaccionar ante este hecho, ¿qué pasaría si los tiempos que estamos viviendo fueran subliminales?

En el ejemplo que ponemos, el astronauta parte en un tiempo y vuelve en otro, sin embargo, para él nada ha cambiado, pero ¿esto ha sido de alguna forma demostrado o son puras especulaciones de un “físico loco”? la repuesta es SI. Dos científicos, J. Hafele y R. Keating, utilizaron relojes atómicos. Gracias a la extrema precisión de estos nuevos aparatos de medida, pudieron demostrar que un pasajero en un avión dando una vuelta a la Tierra -bien hacia el este en que la aceleración es menor (sentido de la rotación de la Tierra), o bien hacia el oeste en que la aceleración es más fuerte (sentido inverso)- no envejecía tan rápido como en la tierra. Increíble verdad.


¿cómo aplicar esto a la vida diaria de las personas?

 Según la teoría del desdoblamiento, las informaciones procedentes del futuro, deben provenir de manera permanente, de aperturas imperceptibles en nuestro tiempo, que hay que saber controlar. Cada cual puede pues decir que el futuro creado a cada instante le proporcionará en su presente una posibilidad de supervivencia instantánea gracias a las aperturas temporales imperceptibles. Una situación difícil o una enfermedad no tenía razón de ser por sí misma. Sólo existen personas, cada una con un modo de vida y con un potencial diferente y, así pues, con un desorden que le es propio.

Un cambio de pensamiento de un segundo debería crear numerosos potenciales de equilibrio en un tiempo acelerado cuya síntesis instantánea en nuestro tiempo conllevaría una puesta en forma rápida de apariencia milagrosa. Por el contrario, no tener esto en cuenta podría seguramente ocasionar complicaciones, aunque los tratamientos adecuados parecieran volver a dar momentáneamente un equilibrio aparente.


Y ahora empezamos con los sueños y las aperturas temporales

 Nuestro cuerpo está concebido para recibir informaciones vitales en el transcurso de nuestros sueños durante un período bien determinado llamado «sueño paradoxal«. Todos los mamíferos sueñan, siendo la duración del sueño del hombre de unos ciento diez minutos. En el sueño paradoxal es donde se producen grandes intercambios de informaciones, ya que los registros grabados por las máquinas son semejantes a lo que se ven cuando estamos despiertos. Aunque no tenemos ningún tipo de movimiento, debido a dicha actividad intelectual los ojos entran en lo que llamamos sueño R.E.M. es decir, en el movimiento rápido de los ojos. ¿por qué se produce este fenómeno? porque se produce un intercambio de informaciones entre tiempos diferentes.

Esto que quiere decir ¿que hay un doble igual que yo, pero que vive en un tiempo diferente al mío? La respuesta es sí. Lo bueno es que nuestro doble está a nuestro servicio, y lo ignoramos, estando a la espera de nuestro buen hacer para transmitirnos los mejores instintos de supervivencia.

Nuestro «doble» no es el cuerpo astral o etérico, sino es verdaderamente otro «yo«. El cuerpo visible explora el espacio en nuestro tiempo, el otro, totalmente imperceptible, viaja en los diferentes tiempos de nuestro desdoblamiento. De manera sintética podríamos decir que un cuerpo energético informa nuestro cuerpo físico.

Nuestro organismo posee una característica común a todo el universo: toda partícula emite y recibe ondas. Así pues, los físicos hablan del carácter ondulatorio y corpuscular de la materia. Todo organismo emite y recibe informaciones para vivir y sobrevivir. Nuestro cuerpo está hecho de partículas materiales, llamadas corpusculares, el cual se beneficia de continuos intercambios de información, por su lado ondulatorio. Podemos pues afirmar que tenemos un organismo corpuscular observable en nuestro mundo y un cuerpo ondulatorio encargado de emitir y de captar informaciones vitales, en otro.

El cuerpo energético es capaz de desplazarse muy rápidamente y de volver a juntarse con el cuerpo físico con informaciones vitales. ¿Quién es el encargado de la trasmisión de dicha información por todo el cuerpo? el agua que el cuerpo está formado más o menos en un 80% de este elemento. Más rápidos que la luz, estos viajes modifican nuestra percepción, así como nuestro tiempo de vida.

Sólo el intercambio de nuestros cuerpos energéticos nos permite saber si vamos por el buen camino, y esto se lleva a cabo por la noche. Este conocimiento es innato por tanto nacemos con él, pero poco a poco lo vamos perdiendo por las desinformaciones que recibimos constantemente. La buena noticia es que lo podemos volver a hacer con éxito volviéndonos despreocupados como cuando éramos pequeños.

Un bebé construye sus posibilidades de futuro desde el mismo momento de su nacimiento, durante sus largos momentos de sueño. Entonces, sin reflexionar, sabe encontrar el pecho o el biberón y todo lo necesario para su supervivencia sobre la Tierra. Nadie ha intentado todavía meterle en la cabeza que está sólo, y, sobre todo, que ¡no sueñe! que en la vida hay que pelear para salir adelante. Luego, ignorando la importancia de los sueños, nuestra civilización impulsa al niño a malvivir, a desviarse de lo imaginario, pensando, sin embargo, inculcarle los mejores principios de una vida en sociedad.


La ley del desdoblamiento era ya conocida al principio de nuestra era puesto que San Juan habla de ello al principio de su Apocalipsis sin hacer de ello un misterio: «Yo soy el Alfa y el Omega -dice el Señor Dios-, «Él es, Él era y Él vendrá«. ¿esto que significa que el pasado, presente y futuro son tres realidades simultáneas transcurriendo a velocidades diferentes? La respuesta es nuevamente sí. El Libro de los Muertos Egipcio está lleno de ejemplos en los que aparece la lógica del desdoblamiento sin polémica alguna: «Cuando de la otra orilla veré al Otro yo…».

Todos sabemos que es imposible controlar el sueño, pero si es fácil controlar el momento en el que nos vamos a dormir. Primeramente, es necesario controlar el momento de dormirnos para poder beneficiarnos de una noche enriquecedora. Nos es fácil controlar nuestros pensamientos antes de quedarnos dormidos. Este sencillo principio era conocido desde la noche de los tiempos, siendo ese control el que permite, en primer lugar, obtener el intercambio de informaciones deseadas.

Podemos anticipar una acción memorizando situaciones futuras desagradables, para poder evitarlas. Para eso necesitamos percibir y modificar el futuro antes de vivirlo. Los sueños pueden llevarnos a cambiar nuestro futuro y de esa manera a transformar nuestro presente. Ésta es la modificación que nos equilibra o que nos maltrata, es nuestra manera de vivir y de pensar la que ha desencadenado nuestro desequilibrio, y tan sólo nuestra manera de vivir y de pensar puede volver a poner orden en nuestros desórdenes.

Imaginemos una enfermedad como el cáncer, una célula cancerígena emite ondas que no son las de una célula normal. ¿Por qué no pensar que se comporta de esa manera porque recibe informaciones que no están hechas para ella? ¿No podríamos deducir de esto que la persona con cáncer no busca las informaciones necesarias para su supervivencia? Modificando sus pensamientos y sus proyectos, podría crear y actualizar posibilidades futuras que le restablecieran.

El otro «yo» vela por nosotros. ¿Qué debemos hacer para no interferir en él?, es fácil puesto que un recién nacido lo hace de manera instintiva. Tenemos que buscar, al lado de su doble, las informaciones necesarias para resolver cualquier problema. ¿De qué manera? Quedándonos dormidos como un bebé confiado, con la certeza de que mañana será un día mejor. Cuando estamos seguros de recibir ayuda en todo momento y en todo lugar, esta confianza se vuelve un automatismo saludable.


En palabras de Garnier: “Nuestro cuerpo es un receptáculo de informaciones necesarias que nuestro «doble» llena en cuanto puede, sin que sintamos su presencia. Todas nuestras células obedecen a la voluntad de ese otro yo, que espera vuestro consentimiento para venir a visitaros. Su benevolencia es obligada porque «él» es «tú», y siempre lo será puesto que os asegura la vida después de la muerte, en otro tiempo. Pero como es imperceptible, lo hemos olvidado”.

Según Garnier: “Es importante que tengamos en cuenta que existen “personas” que fabrican nuestros futuros, modificando nuestros pensamientos según sus deseos. Vivís sin entender el objetivo mismo de vuestra existencia. Mal dirigido, vuestro cuerpo os lo hace saber. Estáis en un estrés continuo y no os dais cuenta que vuestro cuerpo puede llenarse de informaciones saludables. Creéis que vuestros trastornos afectivos, familiares o profesionales, físicos o psíquicos, son injusticias divinas o malos golpes de un destino despiadado, cuando, sin embargo, sois los únicos responsables”.

Según Garnier: “Una epidemia se desarrolla mucho más rápido pues «echa mano» de este efecto nocebo. Un virus o una bacteria que normalmente no hacen ningún daño pueden volverse mortales si su portador tiene miedo a enfermar. Este miedo se vuelve la causa de la enfermedad pues abre las puertas de un futuro potencial peligroso. A menudo, por no decir siempre, utilizáis respuestas a preguntas que nunca os han pasado por la mente. Éstas desencadenan en vosotros pensamientos que no tienen nada que ver con vosotros. Y os extrañáis de las desgracias o de los efectos nocebo que os vienen de vuelta.”.

Nuestro cerebro recibe un flujo enorme de información del mundo que nos rodea, la procesa y hace que cobre significado, organiza y controla el movimiento. Incluso sabemos que recibe instrucciones de actuación antes que pensemos en dárselas. Conociendo la aceleración del tiempo, podemos decir que recibe informaciones del futuro. Esto demuestra que actuamos en función de proyectos pasados individuales o colectivos, que han puesto en marcha un potencial. Nuestro cerebro tiene la capacidad de actualizar ese futuro antes que nosotros tengamos la más mínima conciencia del proceso.

Según Garnier, “existe lo que él llama, la ley de los tiempos la cual consiste en que: si nadie en la Tierra pensara en matar no existiría ningún futuro potencial asesino, la actualización de un asesinato sería totalmente imposible”, ¿esto podría ser de alguna forma extrapolable a la enfermedad? en principio yo diría que sí.

Aquél que tiene miedo a un animal actualiza en su día a día el futuro del animal que justificará su miedo. Inmediatamente fabricará una agresión. Se volverá pues un adversario potencial que el animal intentará alejar con alguna forma de violencia. Entonces, frente a la amenaza, se acentuará el miedo, atrayendo de esta manera futuros todavía más peligrosos, ¿esto podría ser de alguna forma extrapolable a la enfermedad? en principio yo diría que sí.

En palabras de Garnier: “el miedo a un enemigo potencial lleva a la desconfianza y refuerza la enemistad. Querer a aquél que nos detesta puede anular su agresividad si este último sabe escuchar sus intuiciones. La elección entre el odio y el amor es una energía que se refuerza en el futuro. Sin embargo, manifestar amor a nuestro enemigo al tiempo que escondemos nuestro odio hacia él, sólo desencadenará agresividad por su parte pues el futuro sólo reacciona a los pensamientos y no a la manifestación de un sentimiento hipócrita”.

Ojo, se trata del amor del Cristo- Jesús, el amor incondicional, donde no existe el perdón, ya que, mi nueva percepción de la realidad, disuelve aquello que me llevo al juicio condenatorio hacia el otro, por tanto, desde esta nueva percepción de la realidad el perdón no existe, imponiéndose la luz a la oscuridad. Es necesario controlar, seleccionar y orientar cada uno de nuestros pensamientos para disponer en nuestro futuro de un buen potencial.


Toda esta información, tan sólo es un pequeño trabajo sacado de dos de los libros más importante de Jean Pierre Garnier Malet y algunas aportaciones mías. A continuación, recomiendo, no sólo su lectura sino su estudio.

–  El doble ¿cómo funciona? Garnier Malet, Jean-Pierre / Garnier Malet, Lucile
–  Cambia tu futuro Garnier Malet, Jean-Pierre / Garnier Malet, Lucile

Saludos a tod@ y espero que os haya abierto otra forma de ver lo que llamamos vida.

Francisco Cepas Carmona

 

Abrir chat
Powered by